Nuestros

Valores

Cristo-céntricos

Confesamos que Jesús es Cristo y Señor de nuestras vidas y de este ministerio.

Comprometidos con la Iglesia

La Iglesia es la gran esperanza del mundo y es el instrumento de Dios para expandir su Reino.

Integridad

La integridad cristiana alinea nuestros pensamientos, motivaciones, actitudes y acciones con los principios éticos encontrados en la Palabra de Dios.

Excelencia

La excelencia es hacer las cosas a la manera de Dios - hacer aquello a lo que hemos sido llamados, a hacerlo con calidad excepcional y consistentemente.



Mayordomía

El ministerio de Compassion pertenece a los niños, a nuestras Iglesias Socias Dedicadas al Desarrollo del Niño, a nuestros patrocinadores y donantes, a nuestras Iglesias Socias de Apoyo y finalmente a Dios.

Dignidad

Cada persona es creada a la imagen de Dios y tiene esa semejanza.

Discernimiento

Como ministerio centrado en Jesús, Compassion busca seguir la voluntad de Dios a medida que cumplimos nuestra misión juntos, buscando consejos sabios para tomar decisiones guiadas por el Espíritu Santo.



Comportamientos

Culturales

ESTAMOS AQUI POR UNA RAZON - LA MISION

Isaías 1:17, Mateo 19:14, Romanos 12:3-6

Cuando Jesús enciende nuestro corazón con compasión, nosotros compartimos de su amor en lo que hacemos. Por eso, nos involucramos en actividades compasivas que nos ayuden a rendir nuestros corazones a Él. Deseamos tener un corazón como el de Jesús- uno que se quebrante ante la difícil situación de los niños en pobreza y que anhele verlos alcanzar su pleno potencial en Jesús.

TOMAMOS EN SERIO EL CRECIMIENTO PERSONAL — EL NUESTRO Y EL DE LOS OTROS

Hebreos 10:24, 2 Pedro 1:5-8, Filipenses 3:12, Romanos 8:1

Adoptamos una mentalidad de crecimiento porque estamos comprometidos con el aprendizaje permanente, nos desarrollamos de la manera que Jesús enseñó. Abrazamos el proceso de transformación y nos comprometemos a dejar que Jesús influya en nuestra manera de pensar, nuestros sentimientos, comportamientos y deseos.

ESTAMOS AL 100% LOS UNOS POR LOS OTROS

Filipenses 2:4, Romanos 12:10, 1 Corintios 13:4-7

Nosotros buscamos cultivar nuestros corazones para estar confiados y seguros en Jesús. Hacer esto significa que buscamos lo mejor para otros en vez de tener un espíritu crítico. Nosotros vemos en otros a Jesús y los consideramos más que a nosotros mismos. Buscamos maneras de levantar el uno al otro, especialmente cuando enfrentamos grandes dificultades y desafíos.

CUIDADO CON NUESTRAS PALABRAS

Colosenses 3:8, Efesios 4:29, Proverbios 12:18, Proverbios 16:24
Conocemos del poder que tienen las palabras, tanto escritas como dichas. Es por eso que nosotros primero escuchamos a los demás atentamente para poder entender qué dicen y cómo se sienten. Luego reflexionamos en lo que han dicho antes de responder.

INVITAMOS A OTROS A SER PARTE

Hebreos 10:24, 1 Tesalonicenses 5:11, Santiago 5:16, 1 Corintios 6:11-12

Somos una organización orientada a las relaciones. Nos vinculamos, construimos y creamos como equipo. Esto nos requiere tener una conexión “real” con otros, no tener miedo a ser transparentes y apropiadamente vulnerables entre nosotros. Sostenemos el uno al otro con nuestras fortalezas y dones para hacer nuestro trabajo. Funcionamos como un “cuerpo” (Rom 12). Como resultado, nos volvemos más cercanos y nos fortalecemos juntos.